El club de los cómodos

Me apetece ponerme un poco en el papel de entrenador duro y estoico con los y las que quieren obtener resultados pero sin mucho lío, así que, voy a dar un poco de caña.

Desgraciadamente es sabido, que la industria del entrenamiento vende nuevos métodos y artilugios en base a este utópico e irreal paradigma: obtener mucho con muy poco esfuerzo y eso es ¡mentira!. Uno de los ingredientes que no debe faltar es el trabajo duro y la constancia, y eso cuesta, y mucho. Cualquiera entrena bien un par de semanas, pocos lo hacen una temporada, ni que decir varias y es ahí donde de verdad se consiguen grandes logros.

Los éxitos son directamente proporcionales a la dedicación, trabajo y esfuerzo, siempre y cuando este sea el correcto. La figura del entrenador (y resto de profesionales cualificados) es fundamental para que el camino trazado sea el adecuado. Ni todo vale ni todo suma, hay que elegir y medir bien cada estímulo. Por lo tanto, un buen entrenador te pondrá los medios, te dirigirá, guiará y motivará para que logres los objetivos pero de esto a que se haga sin esfuerzo hay una gran diferencia.

Sé que puedo tirar piedras en mi propio tejado con lo que voy a decir pero me importa  un rabano porque no voy a escribir algo en lo que no creo y que me parece humo. Jamás he dicho, “tranquilo que será fácil” cuando sé que el reto a vencer es difícil. Prefiero ser franco y decir “vamos a trabajar para lograrlo, pero va a costar”. Y si es demasiado fácil entonces tendremos que buscar un reto un poco más exigente, ¿de eso se trata no?, de avanzar.

Puedes tener el mejor entrenador del mundo (en gran parte algo muy subjetivo), el último modelo de GPS, las zapatillas más caras y una camiseta para entrenar con tecnología textil de la NASA pero vas a seguir siendo el mismo si no pones lo que de verdad hace falta. Hay que echarle un par de narices para superar los retos, porque puede ser duro, muy duro.

Y no te creas que es solo trabajar y va salir todo perfectamente, no señor. Vas a entrenar como nunca pero vendrán altibajos y malos momentos porque tanto en el deporte como en la vida aparte de trabajar hay que tener actitud y continuidad con los objetivos pase lo que pase. No vale que en el primer giro o revés te vengas abajo. Las derrotas, los malos resultados, las lesiones y un largo etc son parte del camino hacia el éxito. Si este trámite es más fuerte que tú es complicado lograr grandes objetivos.

Te voy a ser franco, mejorar es jodido, pero se puede y sino se puede al menos hay que intentarlo con todo lo que tengamos, nunca a medias. Mi trabajo como entrenador es ayudarte a encontrar el camino y que no te pierdas en el camino, no te desesperes, no te rindas… y poco a poco veremos que el verdadero premio no es el resultado sino todo ese esfuerzo diario. Pero no te engañes campeón, el trabajo duro no se sustituye con nada, o pringas o pringas.

El éxito es para los que aprenden del fracaso y siguen trabajando duro. Joel Pedroche.

Haz clic para twittear la cita

Hacer es poder

Como entrenador y profesor conozco muchos casos de personas que se acercan en busca de ayuda para lograr algún objetivo. Mi intención siempre es organizar, guiar, asesorar, evaluar y motivar a esa persona para que lo logre. La diferencia entre los que obtienen resultados y los que se quedan a medias está en un detalle, hacer. Por esto:

Hacer es poder.

Ahora está muy de moda leer sobre motivación y sobre los sueños y todo esto. Está muy bien soñar pero no vivimos con “Alicia en el país de las maravillas”. En este mundo terrenal la diferencia entre lograr lo soñado o no se basa en algo tan sencillo como hacer. Quien sueña, soñará, y dormirá muy bien; quien hace, ejecutará acciones y recogerá frutos. ¿Y cuál es la fórmula y que ocupa cada lugar? Pues para mí es muy sencillo, puedes soñar lo que quieras pero debes despertar y hacer algo para lograrlo. Con las acciones adecuadas y haciendo los sueños específicos, medibles, realizables, realistas y con una fecha límite los convertiremos en objetivos. La probabilidad de éxito expresado a modo de fórmula sería así:

Probabilidad de éxito = acciones / sueños

De esta manera si tienes muchos sueños pero pocas acciones, la probabilidades de éxito son muy bajas. En cambio si es al contrario aumentan las probabilidades de éxito. Mientras más sueños tengas y menos acciones haya se reduce el valor de la fracción, en cambio si te centras en un objetivo y lo pones todo de tu parte es una buena estrategia para aumentar el resultado de esta fracción. ¡Céntrate y actúa!.

Hay que mantener la motivación alta, pasar a la acción y no venirte abajo cuando aparezcan contratiempos. ¡Motivación, esfuerzo y siempre adelante con optimismo!

La píldora de la salud

¿Si te dijera que existe una píldora que al tomarla a diario produce unos beneficios brutales en la salud, supongo que la querrías, no? La buena noticia es que es una realidad. Existe y se llama actividad física. ¿La mala? Que no sé porqué, pero muchos se resisten a tomársela a pesar de sus numerosos beneficios.

¿Cuál sería la dosis idónea? Pues depende de cada persona en concreto. Habría que usar los estímulos adecuados para producir un entrenamiento efectivo y alcanzar los objetivos establecidos. Aquí llega el punto en el que tengo que barrer para casa, pero es que es así. Es a los Licenciados o Graduados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte a los que nos toca desarrollar el “fármaco” o dosis de ejercicio físico adecuado escogiendo los componentes necesarios para cada individuo. Esta dosis de ejercicio físico no va a ser la misma para una persona con hipertensión, que para un obeso, para una persona con una patología del raquis o simplemente para una persona que quiera mejorar su condición física general que no presente patologías de ningún tipo.

Existen numerosos estudios que evidencian los beneficios de la actividad física en diferentes patologías y para la mejora de la calidad de vida en general. Entre estas publicaciones cabe destacar una revisión de estudios (Evidence for prescribing exercise as therapy in chronic disease) que hace la Scandinavian journal of medicine and science in sport del año 2006, en el que abalan la prescripción de la actividad física como terapia. Esta extensa y completa revisión demuestra la eficacia de la prescripción de ejercicio como terapia en:

  • trastornos metabólicos (resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, dislipidemia, hipertensión, obesidad);
  • enfermedades de corazón y pulmonares (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad coronaria,insuficiencia crónica cardíaca);
  • enfermedades del músculo, del hueso y de las articulaciones (artrosis, artritis reumatoide, osteoporosis, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica) y;
  • el cáncer, la depresión, el asma y la diabetes tipo 1.

Para cada enfermedad, revisaron el efecto del tratamiento con ejercicios sobre la patogénesis (origen y evolución de la enfermedad), los síntomas específicos, la aptitud física y la calidad de vida. En la mayoría de los casos se demostró una fuerte efectividad del ejercicio físico como terapia en enfermedades crónicas.

Está en tus manos. Eres tú quien toma la decisión: ¿quieres tomar tu dosis de actividad física diaria?. Está en ti cambiar y decidir mejorar considerablemente tu calidad de vida a través del ejercicio físico.

Más info | Evidence for prescribing exercise as therapy in chronic disease (revisión completa)

Una vida, un cuerpo

entrenador-personal-salud

Lo único que tenemos cuando nacemos es una vida y un único cuerpo donde vivirla. Nosotros debemos elegir como vivir la vida y como tratar nuestro cuerpo. Solo tienes una oportunidad y lo que no hagas en esta vida ya no lo podrás hacer.

Un buen consejo es que cuides tu cuerpo y lo mantengas sano para llegar a tener una vida plena que te permita llegar a la vejez con calidad de vida y seguir disfrutando plenamente. Para llegar a esto tan solo debemos preservar la salud, que según la Organización Mundial de la Salud, es el estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad.

¿Y cuáles son las claves para preservar y mejorar la salud? Pues son varias, pero entre ellas esta el mantener una actividad física diaria y evitar el sedentarismo, acompañado de una alimentación sana y equilibrada, y por supuesto, respetar el descanso.

Dentro de esta premisa cada uno tiene la libertad de elegir hasta donde quiere llegar, algunos lo harán para mantener la salud en buenas condiciones, otros buscarán un rendimiento un poco mayor y otros intentarán entrenar para llegar a conocer cuales son los límites físicos de su cuerpo y mente. Por todo esto te ánimo a que inviertas tiempo y esfuerzo en alcanzar tus objetivos, cualquiera que sea, ya que solo tienes una oportunidad en una vida y cada día que tardas en empezar cuenta.

Haz un cambio y empieza el camino para alcanzar tus metas, no solo en el aspecto saludable, sino en todos los ámbitos de la vida.